Nicolás Bazzana es uno de los juveniles promovidos por Nélson Vivas para el reinicio de la competencia en 2017 y empieza a disfrutar las mieles de lo que significa estar en un plantel profesional. “Es especial para mí y para todo el grupo familiar”, asegura este juveniles fanático de Estudiantes que está en el club desde los 7 años: “Es un sueño para mí estar acá y espero aprovecharlo al máximo”, sostuvo en conferencia de prensa.

Anuncio.

El defensor de 20 años (categoría ’96) se vio beneficiado por la transferencia de Leandro González Pirez y por las lesiones de Jonatan Schunke y Luciano Vargas, los defensores diestros que hoy están por delante suyo. “Trató de aprender y disfrutar el día a día con jugadores como Schunke o Desabato”, asegura para luego ampliar: “Vivas nos pide que estemos ordenados para mantener el cero en nuestro arco”, aclara en relación a las indicaciones que llegan desde el cuerpo técnico.

Lejos de desesperarse, Bazzana sabe que ahora “hay que tener paciencia, esperar una chance y tratar de aprovecharla”, en relación a lo que son estos amistosos donde empieza a sentir la diferencia de categoría. “No es lo mismo que jugar en Reserva y estos partidos están buenos para ir viendo cómo se juega”, analiza este platense hincha de Estudiantes.