Archivo

La renuncia de Agustín Alayes sorprendió pero existen varios motivos y razones para explicar algo que iba a terminar pasando tarde o temprano. Fuertes divisiones en la Comisión Directiva, un desgaste lógico después de varios años y la contienda electoral de octubre, algunas de las aristas para entender el por qué de su salida. Nexo indispensable entre dirigentes y futbolistas, también el cuerpo técnico sentirá su ausencia.

Anuncio.

Hace tiempo, incluso desde el año pasado, se venía barajando esta posibilidad. En algunos momentos con más fuerza, en otros con mucha menos intensidad, lo cierto es que la grieta (palabra de moda en los tiempos que corren) en la CD albirroja se llevó puesto al Flaco Alayes. ¿Puede sonar fuerte? Tal vez, pero lo cierto es que el equilibrio que tuvo que hacer el ex defensor en el último tiempo no alcanzó para disimular el mal momento que atraviesa la dirigencia pincharrata que encabeza Juan Sebastián Verón.

De un lado el área de finanzas, los responsables de los números y de mantener ordenada la economía del club. Del otro, aquellos que conviven a diario en el Country de City Bell, la guardia joven que encabezaba el propio Agustín Alayes junto a Diego Ronderos y Juan Martín Aiello, sus principales laderos en lo que tiene que ver con la estructura de fútbol profesional y juvenil. A ellos se le suma un histórico como Osvaldo Lombardi, quien había protagonizado algunos cruces significativos con los integrantes del otro bando.

Las diferencias insalvables entre ambos bandos (con Sebastián Verón en el medio y tratando de mantener el hermetismo) salieron a la luz y resultaron imposibles de ocultar. En ese contexto trabajó Agustín Alayes durante los últimos tiempos, conviviendo con los pedidos que llegaban desde el cuerpo técnico, en pos del crecimiento deportivo, y lidiando con los recaudos que solían llegar desde las oficinas de finanzas en el edificio de calle 53.

Desgastado, el ex capitán albirrojo decidió dar un paso al costado. Sentía que su ciclo estaba cumplido, que ya nada iba a poder hacer para limar esas asperezas que cada día serán más grandes. Lo maduró, lo habló con sus más cercanos y lo comunicó. Está claro, lo comunicó a su grupo más afín, que en el día de ayer, mientras Alayes anunciaba en conferencia de prensa su renuncia, mantenía una reunión en la confitería del golf.

¿Especulación política de cara a las elecciones de octubre? Seguro, amén de no existir ninguna certeza de que finalmente Alayes pase de ocupar un cargo rentado a formar parte de una lista oficialista en los próximos comicios. Su figura se viene instalando desde hace varios meses atrás, no son pocos los que ven con buenos ojos la posibilidad de que sea el reemplazante de Verón en la presidencia, más allá de que él nunca reconoció ni le interesó el tema.

EL RECONOCIMIENTO DE SU AMIGO ISRAEL DAMONTE

MENSAJES DE SUS LADEROS MÁS CERCANOS EN LA SECRETARÍA DE FÚTBOL