Agostina Rolle

La derrota finalmente terminó empañando un regreso histórico: Luego de casi tres años Juan Sebastián Verón volvió a vestir la camiseta albirroja y tuvo un partido correcto. El presidente de Estudiantes jugó 60 minutos y tras el encuentro destacó que "se hizo un buen partido con un gran desgaste, pero nos duele perder". Además, resaltó la importancia de que los más chicos jueguen y sientan lo que es una Copa Libertadores.

Anuncio.

La previa se vivió con mucha expectativa, por que Estudiantes volvía a ser local en la máxima competencia internacional con un condimento muy especial como el regreso de Verón. Tuvo destellos, toques de primera, y hasta algunos lujos; con 42 años aprobó dentro de un contexto pobre del equipo y sobre todo teniendo en cuenta el poco ritmo futbolístico que arrastraba. "Me sentí bien, bastante bien, no me puedo quejar. Creo que ayudé a los más chicos a contener las ansias que tienen", declaró en la zona de prensa una vez finalizado el encuentro.

"Hay que pensar en lo que viene. Acá podés clasificar como no, nosotros apostamos a un proceso de hace tiempo, donde tenés muchos chicos con crecimiento. Lo que suceda no tiene que empañar lo que viene haciendo el grupo”, indicó Verón. La fiesta no fue completa, porque el resultado terminó siendo negativo y ahora el conjunto albirrojo quedó en una posición delicada pensando en la clasificación a los octavos de final. "Siempre hay que ganar y dejar bien parado al club. Es una obligación para todos, pero hay que saber convivir con la derrota, eso representa una enseñanza para todos", expresó luego del traspié copero.