FotoBaires

Con el 0-0 en Rosario el que terminó festejando este sábado a la mañana fue el Xeneize, ya que ni Estudiantes ni Newell's pudieron acercarse al único líder que tiene el campeonato. El empate dejó más conforme al Pincha que pudo sacarse la bronca tras la derrota por Copa Libertadores y ahora apunta todos los cañones al duelo del miércoles con Atlético Nacional. La mala noticia fue la lesión de Nicolás Talpone, quien dejó la cancha llorando con fuerte dolor en la rodilla derecha. 

Anuncio.

Estudiantes decidió ser práctico en el primer tiempo. Agrupó líneas, se replegó mayoritariamente en su campo y salió rápido cada vez que encontró la posibilidad. Con esa fórmula se las ingenió para tener las dos chances más claras de un primer tiempo sin brillo de ninguno de los dos equipos. La primera fue a través de una media vuelta de Javier Toledo dentro del área que remató de zurda aunque no pudo direccionar su disparo; la otra fue de Nicolás Talpone aunque su tijera no tuvo la fuerza como para lastimar a Luciano Pocernjic.

Se esperaba mucho más de los dos al cabo de esos primeros 45 minutos. No por nada lograron llegar a ser escoltar del campeonato y, en ese contexto, el que más obligaciones tenía era Newell's, por ser local y por no tener otra competencia más allá de la cuestión doméstica. Y defraudó la Lepra en la primera etapa porque se dejó enmarañar por el Pincha, tan solo tuvo en Ignacio Scocco la única carta rebelde de su tropa y casi que no llegó sobre el arco defendido por Mariano Andújar. 

El complemento salió mejor el local, es cierto, pero el envió le duró solamente los primeros 5 minutos, en donde buscó llevarse por delante a Estudiantes, lo arrinconó con algunas pelotas paradas pero sin demasiado riesgo. Un llamado de atención que rápidamente anotó Vivas: a los 13' mandó a la cancha a Rodrigo Braña y Augusto Solari en lugar de Israel Damonte y Lucas Rodríguez. Cambio de aire en una zona en donde el Pincha empezaba a perder. 

El partido siguió siendo ordinario, poco jugado hasta que llegó la lesión de Nicolás Talpone, el juvenil que hizo un muy mal movimiento con su rodilla derecha y debió dejar la cancha entre lagrimas. En su lugar ingresó Jeisson Vargas pero casi que no tuvo participación el chileno en los minutos que faltaban hasta el final. Todo quedó en un cero gigante. 

Buen punto si se tiene en cuenta el rival, la condición y el haber podido dejar atrás la derrota copera ante Barcelona. Los más pibes pusieron la cara en un escenario complejo y ahora todos los cañones apuntan al choque ante Atlético Nacional, donde el margen es mucho más fino.