FotoBaires

Con un Verón encendido, y el olfato goleador de Toledo, Estudiantes le ganó 1-0 a Atlético Nacional y sigue soñando con clasificar a la próxima instancia de la Copa Libertadores. El gol llegó a través del goleador que llegó de San Martín a los 37' del primer tiempo y después controló el partido sin demasiado sobresaltos. Lo había anticipado Vivas: el duelo con el conjunto colombiano será clave y un buen resultado en Colombia vuelve a poner al Pincha en carrera. 

Anuncio.

Al ritmo de la Bruja. Así jugó Estudiantes los primeros 45 minutos ante Atlético Nacional, con presión cuando el "11" se adelantaba en el campo, haciendo la pausa cada vez que la pelota pasaba por su botín diestro, acelerando cuando el partido ameritaba hacerlo y haciendo del desarrollo una carrera de babosas con la ventaja. El gol, ese que le dio absoluta tranquilidad al conjunto de Nélson Vivas, llegó de un tiro libre suyo, el rebote de Armani, y la aparición solitaria de Toledo dentro del área chica para empujar la pelota con la panza. Iban 37 minutos cuando el ex hombre de San Martín (SJ) gritó el 1-0 parcial en La Plata. 

Es cierto que para que Verón pueda brillar hubo jugadores que también colaboraron, y en ese sentido, lo que hicieron Rodrigo Braña y Bautista Cascini en los primeros 45 minutos fue digno de destacar. El más experimentado corriendo, tapando espacios, relevando a los laterales, una genialidad lo del Chapu; mientras que el más joven se liberó en muchos momentos y fue el nexo con los atacantes. Algunas pinceladas le bastaron para sobresalir en el inicio del partido. 

En el complemento la historia cambió rápidamente ya que el capitán estuvo solo 8 minutos en cancha hasta que Vivas decidió reemplazarlo por el Ruso Ascacibar. El técnico entendió que era tiempo de ganar en frescura y con el ingreso del futbolista del Sub 20 pudo presionar más alto, tener el control del partido y no sufrir demasiado. Incluso, el Pincha se las ingenió para ser el que tenga las chances más claras, sobre todo a partir de las corridas de Juan Otero por el sector derecho. 

Con mucha inteligencia, entendiendo la importancia del partido, Estudiantes se hizo fuerte y sacó tres puntos que lo dejan con vida en la Copa Libertadores. Al ritmo de su capitán, del emblema que volvió para jugar esta competencia, le ganó a Atlético Nacional y sueña con la clasificación.