FotoBaires

Estudiantes estiró la diferencia en el historial ante Gimnasia y la supremacía, desde la estadística, es cada vez mayor: de los últimos 21 partidos en Primera División el Pincha ganó 13 y perdió tan solo una vez. Además, hace once partidos que no pierde con el rival de toda la vida, que se impuso por última vez en el 2010, ¡justo hace siete años!. Ahí la explicación del grito del final: "Qué nacieron hijos nuestros, hijos nuestros morirán…" Delirio total en la tarde de Quilmes. 

Anuncio.

La estadística, la fría estadística, muchas veces no representa más que números sueltos que no sirven para explicar demasiado algo. Sin embargo, lo que pasa en el clásico platense si se puede expresar desde lo que van dejando cada uno de los enfrentamientos al cabo de estos 158 partidos en la era profesional entre Estudiantes y Gimnasia. Con el 1-0 de esta tarde en la cancha de Quilmes, el Pincha logró ampliar la diferencia y ahora son 12 los partidos de distancia entre uno y otro. 

De los últimos 21 que se jugaron en Primera División, el Pincha se impuso en 13 oportunidades, empataron en 7 ocasiones y perdió tan solo en una, que cada vez queda más atrás en el tiempo: fue el 3 de febrero de 2010 cuando Gimnasia ganó como local 3-1 ante el equipo conducido por Alejandro Sabella. ¡Y pensar que hace 12 años llegaban a igualar a Estudiantes en el historial!

Para colmo, hace 11 partidos (13 si contamos los duelos por Sudamericana) que Estudiantes no sabe lo que es perder un clásico, una racha que se agiganta con el paso del tiempo. Además, no cae en condición de local desde el año 2003. Habrá que esperar hasta el segundo semestre del año para ver si, de una vez por todas, se les da…