En una tarde-noche perfecta, Estudiantes goleó 3-0 a Barcelona en Ecuador y ahora sueña con que Botafogo no sume tres puntos y así llegar con chances a la última fecha. Los goles fueron obra de Juan Ignacio Cavallaro y Facundo Sánchez, en dos ocasiones, como para meter presión en la recta final del grupo 1. El Pincha fue práctica, golpeó en los momentos justos y se apoyó en Mariano Andújar, la figura del elenco dirigido por Nélson Vivas. Por primera vez Juan Sebastián Verón fue suplente, entró en el segundo tiempo y fue clave en el tercer gol. 

Anuncio.

Estudiantes fue práctico y contundente. Bajo esas dos características se aferró a un triunfazo en Ecuador que le permite soñar y rezar para que Botafogo no gane (juega 21.45hs) como para llegar con chances a la última fecha de este grupo 1. Además contó con un Mariano Andújar gigante como para no darle chances a Barcelona, que se vio superado por el planteo elegido por Nélson Vivas, que apostó a un 4-4-1-1 como para hacer bien ancho el campo y apostar a la velocidad de los externos. 

La pasó mal el Pincha los primeros 25 minutos. Realmente muy mal, agotado por la propuesta de Barcelona y ahogado desde lo físico por un clima que no dio respiro a la hora del encuentro. En ese lapso se agigantó la figura de Andújar, quien sacó cuatro pleotas claves para mantener el cero en su arco. Afianzando en esa línea, era cuestión de encontrar espacios, mantener la paciencia y aprovechar las ocasiones que se presentaban. Y así fue como llegó el primero…

Iban 29' y por primera vez pasó al ataque Sebastián Dubarbier, quien fue como una flecha por izquierda para romper líneas, llegar al fondo y enviar un centro atrás para la solitaria entrada de Javier Toledo, quien no pudo definir (su remate dio en el palo) pero que el rebote terminó beneficiando a Juani Cavallaro para el 1-0. ¿Demasiado premio? Tal vez, pero terminó siendo justo en relación a cómo aprovecharon las ocasiones unos y otros. 

En el complemento Estudiantes fue pura contundencia. Se replegó unos metros en el campo, cedió la iniciativa pero Barcelona ya no tuvo la determinación que mostró en el inicio. Así fue como a los 8' volvió a dañar con una fórmula que le viene dando resultados: centro de Dubarbier desde la izquierda y cabezazo goleador de Facundo Sánchez, quien anticipó a su marcador y de palomita decretó el 2-0. Inteligente, ya con Juan Sebastián Verón en cancha, el Pincha se agrandó, manejó el partido y dejó KO al elenco ecuatoriano. 

Pero había más. En el final Estudiantes se guardó una sorpresa. Y llevó el sello de su emlblema, ya que Juan Sebastián Verón armó un jugadón por la derecha, llegó al fondo como si fuera un wing a sus 42 años y envió un centro atrás para que otra vez aparezca Sánchez y decrete el 3-0 final. Al ritmo de la Brujita, con el Chapu Braña en cancha, el Pincha se dio un gustazo en Ecuador, donde consiguió la mayor victoria en condición de visitante de su historia.