Telam

Luego de diez años, Mariano Pavone volvió a marcar con la casaca de Estudiantes en lo que fue su primer partido como local en este segundo ciclo. El Tanque se hizo cargo de la ejecución del penal que le permitió al Pincha adelantarse 1-0 en el tramo final del primer tiempo, con un remate al medio, dejando sin reacción al arquero Ruth y también marcó el segundo luego de una jugada preparada que le permitió al Pincha ampliar la diferencia. "Paaaavone, Paaaaavone", se volvió a escuchar en 25 y 32. Como hace diez años. 

Anuncio.

En su debut en Bolivia había mostrado la misma entrega y sacrificio de toda su carrera. Aquella noche peleó, luchó, se bancó los casi 4 mil metros de altura y se fue feliz con la victoria de Estudiantes. Esta tarde-noche, en el reencuentro con la gente, se pudo dar el gran gusto de gritar en ese segundo ciclo que asoma igual de positiva que aquella que lo consagró en 2006 de la mano de Diego Simeone. El hombre de la tapa, sin dudas, Mariano Pavone…

El Tanque se hizo cargo de la ejecución del penal que le permitió ponerse en ventaja en el tramo final del primer tiempo. Con mucha serenidad, el 16 acomodó y remató suave, al medio, dejando sin reacción al arquero de Nacional Potosí. De esa manera festejó su primer gol, abrazándose con sus compañeros bien cerca de la popular local y haciendo el clásico gesto del "3" en referencia a su familia, quien lo acompañaba desde la platea del Ciudad de La Plata. 

Ya en el complemento, y cuando faltaban 17 minutos para el final, Dubarbier ejecutó un tiro de esquina desde la derecha, peinó Schunke y Pavone apareció por el segundo palo para simplemente tocar al gol. Más que merecido por lo que fue su entrega a lo largo de toda la serie.