Es difícil definir el día exacto en que nació el romance entre Gastón Nicolás Fernández y Estudiantes. Son muchas las fechas que grabaron a fuego la gloriosa historia que los une. Algunos, imaginarán que fue aquella noche del 15 de Julio, cuando en tierras brasileñas convertía el empate transitorio en el Mineirao; otros pensarán en aquella gambeta a Damián Albil en el Nuevo Gasómetro; o bien en su definición magistral frente a Gimnasia desde los doce pasos.

Anuncio.

También pudo haber sido en una mañana cualquiera en el Country Club de City Bell, cuando casi sin darse cuenta, miró a su alrededor y sintió el privilegio de poder estar en el lugar en donde se gestó la primera gran revolución de nuestro fútbol. Una suerte de tierra sagrada, inmaculada, testigo de los hitos que hicieron y hacen grande a la historia Pincha.

Lo cierto es que desde que llegó en el 2008, proveniente de México, algo sucedió en él: ya nada volvería a ser lo mismo en su carrera. Sin perder de vista que jugó en dos de los clubes denominados grandes de nuestro país, como lo son River –en donde debutó–, y en Racing. Y no sólo eso, sino que ambas instituciones consiguió salir campeón del torneo local. Pero ninguno logró marcarlo, como sí lo hizo Estudiantes.

Sumando todas las competencias en las que defendió la camiseta roja y blanca, “La Gata” disputó 178 partidos, en los cuales convirtió 43 goles. Y su trayectoria tuvo tres etapas: 2008-2009, 2010-2013, y 2015-2016. El esperado regreso marcará su cuarta incursión en el León. Con quien ya logró conquistar la Copa Libertadores en 2009, y el Torneo Apertura del 2010.

“Estudiantes es mi lugar en el mundo”, es la frase que mejor define la relación entre Fernández y el Pincha. Ésta vez llegará luego de sus pasos por la Universidad Católica de Chile y el Gremio de Brasil, y por expreso pedido de Gustavo Matosas. La ilusión por su retorno es grande, y muchos imaginan su rol dentro del equipo, en donde en la delantera lo espera otro histórico del club, nada más ni nada menos, que Mariano Pavone: ¿Podrán escribir una nueva página dorada juntos?