FotoBaires

Gustavo Matosas no buscó excusas ni responsables: asumió la derrota, se hizo cargo de la eliminación y dejó de ser el técnico de Estudiantes. Lejos de reconocer algún problema interno, el técnico uruguayo le agradeció a sus jugadores "por la actitud y el compromiso" y habló de la importancia que le asignaba a la Copa Sudamericana: "Para nosotros era un objetivo muy importante, tenía ilusión en dar vuelta el resultado pero no se pudo dar", se lamentó en conferencia de prensa. 

Anuncio.

Con su tono habitual, aunque visiblemente conmovido, Gustavo Matosas afrontó su última conferencia de prensa como técnico de Estudiantes. Minutos atrás había quedado la derrota frente a Nacional y la charla con Juan Sebastián Verón, quien oyó de voz del propio entrenador uruguayo lo que terminó siendo la renuncia al cargo. "Hablé con Sebastián (Verón), no conseguimos el objetivo por el que teníamos muchas expectativas y creo que lo correcto era dar un paso al costado", comenzó con su análisis en la zona baja del Ciudad de La Plata. 

"La pretemporada cortada, los partidos en el medio y el poco descanso que tuvieron los jugadores influyeron en lo que fue este resultado negativo. No me gusta perder, está claro que me duele y por eso es que no me voy a quedar atornillado en el banco de Estudiantes", sostuvo Matosas ante la consulta de lo que motivó su decisión de no continuar en el cargo tras 81 días al frente del equipo platense: "No tengo nada que reprocharle a los jugadores", expresó en reiteradas ocasiones.