Foto: Blas Bonafini

En horas nada más Leandro Benítez dará comienzo a un nuevo interinato en la Primera de Estudiantes cuando choque ante San Lorenzo y por eso repasamos cómo fueron los partidos como DT del Chino: de los tres recordados triunfos sobre el final del torneo a las dos victorias y una derrota al mando de la Reserva, pero con una idea simple y eficaz (que lo simple muchas veces es más positivo).

Anuncio.

En cuanto a los tres triunfos en Primera División, vale recordar el sistema elegido por el Chino: junto a Hermes Desio, plantearon un 4-4-2 donde la principal movida fue la de Sebastián Dubarbier al mediocampo (algo que justamente repetiría hoy ante San Lorenzo). Así, triunfaría 2 a 0 ante Belgrano en Quilmes, 2 a 0 a Godoy Cruz en Mendoza y 1 a 0 a Quilmes (descendido) en Arsenal, consiguiendo la clasificación a la Copa Libertadores del próximo año.

Con la llegada de Gustavo Matosas, en la Reserva tuvo una extensa pretemporada y en apenas tres partidos se pudo ver su mano: triunfos ante Arsenal y Colón por 4 a 0 y 2 a 0 respectivamente (éste último de visitante) y derrota ante Defensa y Justicia por 3 a 2 en City Bell. En ambos encuentros Benítez se decantó por un 4-3-3, producto de los jugadores con los que contaba.

Aquí se vio (y también reconocieron los mismos protagonistas) un equipo que buscó la paciencia, el poco espacio entre líneas y la simpleza en el sistema, con cada jugador en su posición habitual, una característica que también tiene la Séptima División en Liga Metropolitana, dirigida por Juan Ángel Krupoviesa que será hoy el ayudante de campo. Por ello, si habría que apostar por una previsión, esta noche en Quilmes no se verá nada confuso futbolísticamente hablando, sino una simpleza acorde a un torneo y un fútbol que muchas veces sufre esa falta.