Foto: Blas Bonafini

El Pincha completó el doble turno de este jueves con ejercicios de movilidad, precisión y definición. El ensayo duró alrededor de 50 minutos y Bernardi paró, puesto por puesto, a lo largo y ancho de la cancha principal a todos los jugadores. Mañana por la tarde habrá una práctica de fútbol a puertas cerradas.

Anuncio.

Lucas Bernardi aprovecha al 100% esta semana sin actividad para trabajar en todos los aspectos del juego; por la mañana hizo hincapié en la intensidad y la recuperación de la pelota, y por la tarde se enfocó en la parte ofensiva. Todo el plantel, algunos sin pechera y otros con pechera fluor, se pararon en sus posiciones para realizar el ejercicio que demandó la mayor parte del tiempo en el que transcurrió la práctica.

En la defensa se ubicaron de la siguiente manera: Sánchez y Ruiz Díaz (Lateral derecho), Schunke, Bazzana (Marcador central derecho), Desábato y Campi (Marcador central izquierdo), Diarte y Dubarbier (Lateral izquierdo). En el mediocampo volvieron a ubicarse los tres mediocampistas internos al igual que en el encuentro ante Temperley, aunque con Damonte ubicado en el sector central a la par de Braña: Zuqui y Cejas (Interior derecho), Braña, Damonte, Gómez (Volante Central); Cascini y Borgnino (Interior izquierdo). 

En la zona ofensiva, Gastón Fernández y Tití Rodríguez estuvieron como enlaces y en la delantera Pavone y Luguercio de un lado y Otero y Melano del otro. El ensayo tuvo como foco principal la precisión en velocidad de los pases, con un sentido esquematizado, ya que la pelota debía moverse de la defensa al ataque pasando por algunos eslabones específicos. Un ejemplo: De Schunke a Braña, de Braña a Sánchez, de Sánchez a la Gata y de la Gata pase en profundidad a la izquierda para Diarte, que terminaba con un centro por lo bajo o por arriba para alguno de los delanteros.