Telam

El sábado fue un día agitado para el mundo pincharrata: Por la mañana se celebró la Asamblea Ordinaria, que derivó en un nuevo mandato de Juan Sebastián Verón y por la partde, hubo partido en el Centenario de Quilmes. El presidente de Estudiantes estuvo en la cancha siguiendo las alternativas del encuentro, ya con la seguridad de que tendrá 3 años más de trabajo a la cabeza del club.

Anuncio.

VOLVIÓ AL PERFIL Y RETOMÓ LA SENDA

Como de costumbre cuando juega el Pincha, el presidente Verón estuvo acompañando al equipo, que intenta acomodarse después de la salida de Matosas y la llegada de Lucas Bernardi, hombre de confianza de la Brujita. La llegada del ex Newell's es una apuesta firme y en las primeras semanas se lo pudo ver muy compenetrado en el trabajo, aprovechando los parates para intentar plasmar su idea de juego. Los dos compromisos disputados dejaron aspectos muy positivos para seguir puliendo y como siempre, cosas para mejorar.

EL IMPULSO DE LOS NÚMEROS EN VERDE

En el aspecto político, Verón retomó la fuerza propia de sus primeros días de mandato y en el comienzo de una nueva era, se plantea dejar a Estudiantes dentro de los mejores clubes argentinos. Las tempestades deportivas, que generalmente -para bien o para mal- miden el pulso de la masa societaria, parecen ir quedando atrás; el paso sin éxito de Gustavo Matosas, sumado a lo sucedido con Nardi, fueron tal vez los momentos más incómodos en la gestión de la Brujita. Los días agitados van cediendo y en el horizonte asoman muchos desafíos: La culminación del estadio -principalmente-, la continuidad del desendeudamiento, las inversiones en el Country y también el crecimiento deportivo.